ENVÍO GRATUITO (de 24 a 48 horas)

PLANTAR Y GERMINAR SEMILLAS DE ALBAHACA


En Kilsy Case estamos comenzando a dar pequeños pasos hacia una sociedad sostenible. Por ello y dado que cada vez más y más CO2 (dióxido de carbono) es emitido a la atmósfera, con cada una de tus compras, te regalaremos semillas de Albahaca de hoja fina, una planta culinaria que además de contribuir a la emisión de oxígeno la puedes usar para tus comidas del día a día. 

¿Sabías que para abastecer la cantidad de oxígeno que consume una persona al día son necesarios 22 árboles? Por lo que es muy importante incrementar el número de ellos en nuestro planeta. Pero el hecho de plantar un árbol no sólo mejora el ecosistema aportando oxígeno a la atmósfera. También ayuda a crear ecosistemas donde habitan pequeños insectos y animales, liberan vapor de agua que humedece y refresca el aire o retienen partículas de polvo del aire. Además, retiene el agua de lluvia permitiendo que se filtre a acuíferos evitando sequías e inundaciones, y protegen el suelo de la erosión.

¿Cómo plantar las semillas?

Para hacer germinar las semillas de Albahaca de hoja fina que te proporcionamos y así ayudar al medio ambiente es necesario seguir unos sencillos pasos: 

  • Es necesario realizar un semillero. Se siembran las semillas a poca profundidad y se cubren con una fina capa. Es importante mantener el semillero a la sombra y con una humedad constante hasta que llegue la hora de germinar (10-15 días). Más tarde, regaremos con normalidad y situaremos el semillero al sol.
  • El trasplante a la intemperie es opcional, y se suele realizar de 1,5 a 2 meses después de la siembra, dejándose un espacio de 25 a 40 cm en todas las direcciones entre planta y planta. Pero si lo deseas, puedes continuar el proceso en una maceta en el interior de tu hogar.
  • A partir de los 40 días del trasplante cortaremos los extremos de sus tallos (10-20 cm de longitud) antes de su floración y siempre encima de la yema para que pueda seguir vegetando pero no pierdan su sabor las hojas.
  • Si se desea cosechar para uso culinario, se debe comer tierna o recién cocinada ya que pierde su sabor rápidamente. Igualmente para secarlas, también han de recogerse tiernas antes de la floración, ya que así mantienen sus aceites aromáticos.
Como has visto, es un proceso muy sencillo en el que con muy poco esfuerzo podrás poner tu granito de arena en la conservación de nuestro planeta. Ser sostenible depende de nuestros hábitos y nuestras obras, por ello queremos acompañarte en esta ayuda al medioambiente. Gracias a ti, Kilsy Case seguirá tomando medidas en esta lucha en la que todos debemos ser partícipes.

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados